Leyes que sólo pasaron de noche en México

mayo 12, 2023

Leyes que sólo pasaron de noche | El Senado, los Senados.

 

 

 

Por: L.A. Aarón Vázquez Sauza

El poder reside en el pueblo, este concepto es la “soberanía popular”, que tiene como premisa fundamental la idea de que el pueblo posee las facultades y el más puro derecho de decidir y de elegir a sus gobernantes, representando el ideal democrático. Siendo así, la intención es que el poder del pueblo quede manifestado en sus representantes y que los gobernantes ejerzan el poder en beneficio del pueblo. Podemos establecer un principio imperturbable: el gobierno tiene el deber de actuar siempre en provecho del pueblo.

 

Para asegurar que lo anterior sea respetado, se cuenta con el concepto del Estado de Derecho, que indica que todo individuo, cada órgano del Estado, cada persona en el territorio nacional o toda persona sujeten su comportamiento a la ley. Dentro del concepto de Estado de Derecho encontramos que la división de poderes, es uno de los fundamentos de la democracia y se refiere a la separación de funciones y responsabilidades del gobierno en tres poderes distintos e independientes: el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial.

 

En México, la división de poderes está establecida en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Este principio se encuentra en el artículo 49 de la Constitución, que establece que el poder supremo de la Federación se divide para su ejercicio en tres poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. El fundamento de la división de poderes en México es garantizar que cada poder tenga atribuciones y responsabilidades claramente definidas, para que ninguno de ellos tenga el control absoluto del gobierno y para prevenir abusos de poder.

 

Pues bien, la situación fue la siguiente, ya se tenía planeado que el jueves 27 de abril del 2023 desde las 12:00 horas el conjunto de servidores públicos que se autodenominan la “4T” tuvieran la oportunidad de establecer legítimamente 20 iniciativas de interés en su partido, en el Senado de la República, después de haber pasado por el recinto de los Diputados, faltando únicamente ratificarse en el Senado; luego de que ya habían formulado y logrado realizar otros cambios que también fueron noticia para México, en ese otro caso, fueron nueve las iniciativas logradas en la Cámara de Diputados. Y a tres días de que concluyera el periodo legislativo que correspondía, la oposición, con el descontento muy fresco aun por las iniciativas alcanzadas por el gobierno en turno, decidieron ejercer la salida dura, tomar la tribuna de la Cámara de Senadores, justo cuando la oposición había pretendido establecer la persona del comisionado del INAI (Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales) y a la que MORENA de súbito se negó. Fue así que esa sesión fue interrumpida, con pancartas y todo el modelo conocido, sin olvidar los gritos. Lo extraño es que decretaron la suspensión de la sesión para reanudarse hasta el viernes a las 13:00 horas. La oposición decidió quedarse de camping en la tribuna, el otro Senado se retiró y se instaló en la otra sede.

 

Sin embargo, el partido oficial en el poder y sus aliados destacados como integrantes del Poder Legislativo, sesionaron la segunda parte del (des) encuentro que fue interrumpido, lo que hace las veces del “Senado”, ahora sin oposición, sin debate, sin análisis, pero en la noche del viernes 28 y la madrugada del sábado 29 al trasladarse a la Antigua Casona de Xicoténcatl, en la calle Xicoténcatl número 9, sólo que en el patio, ya que la tribuna construida en éste otro inmueble también estaba tomado. El gobierno en turno, argumenta que su maniobra fue legal, que es válida y que no se viola ningún principio. Mientras tanto, la ausente oposición se prepara para impugnar lo ocurrido ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

Algunas de las reformas aprobadas, dentro de la veintena, son, Ley 3 de 3, creación de la Aerolínea Militar del Bienestar, iniciativa de inversión y mercado de valores, reducción de la edad mínima para ser diputado, eliminación del INSABI, combate al fentanilo, Ley Minera, la entrega del Tren Maya al ejército, extinción de Financiera Rural, nueva Ley de Ciencia, aclarando que hay muchas otras innovaciones jurídicas en el listado, pero las omitimos por ahora porque no es nuestro propósito completar la lista.

 

Un principio general del derecho, establece que lo que no está prohibido, está permitido, pero sólo es válido para la esfera jurídica de la persona, del individuo, del gobernado. Por otra parte, el principio opera de modo opuesto cuando se aplica al Estado, sólo tiene permitido lo que sus facultades expresas le otorguen, o dicho de otro modo, todo lo tiene prohibido, excepto lo que expresamente tiene permitido. El gobernante, también tiene la obligación de brindar seguridad jurídica, es decir, que las leyes sean claras y precisas para que se pueda predecir cómo se va a comportar la autoridad o el Estado. También debe respetarse el principio de legalidad, que establece que todo acto del poder público debe tener su fundamento en una norma jurídica previa y clara, es decir, que toda acción del Estado debe estar basada en una ley o norma que le otorgue competencia para realizarla.

 

Entonces, el Estado tiene la obligación de, obligatoriamente, realizar aquello que expresamente se encuentre en la ley, de ahí una pregunta básica, ¿la ley permite al legislador tomar las tribunas? También el gobernante tiene que proseguir el método legal prefijado, y para esto, existe un procedimiento para realizar las reformas y expedición de preceptos normativos, ¿se respetó? Adicionalmente, el principio de legalidad exige que las acciones del poder público o de la autoridad o de cualquier elemento perteneciente al Estado se rija por la legalidad ¿tienen competencia escrita en alguna ley para sesionar fuera del recinto oficial y sin la presencia de la oposición? No debemos omitir el principio de la juridicidad, en un sentido formal, la juridicidad se refiere al conjunto de normas y principios jurídicos que conforman el ordenamiento jurídico de una sociedad. En este sentido, la juridicidad implica el cumplimiento de las leyes y normas establecidas, así como el respeto a los procedimientos previstos en la norma. Quizás estemos siendo testigos de falta de juridicidad en todos los actos descritos anteriormente. Esto está probablemente llegando a la conducta ilícita.

 

Es de bastante interés la separación de poderes, ya que es un principio, junto con el de legalidad, seguridad jurídica, la participación ciudadana y la transparencia, para garantizar el Estado de Derecho, pero estamos bastante acostumbrados a que, en México, el Presidente Constitucional, tenga de algún modo, la casi completa autoría de las leyes, y sus seguidores políticos, la casi completa obediencia y falta de autonomía en sus funciones.

 

Desde luego, para los expertos en Derecho Legislativo, los principios y argumentaciones de tópicos jurídicos aquí mencionados, le parecerán sumamente elementales, pero es esa, precisamente, la intención, ejercer los cuestionamientos más elementales del Derecho para verificar con preguntas de duda filosófica, si estamos ante un Estado que vela por las necesidades, reales, científicas, comprobadas y éticas, de la población, mi pregunta central es saber si ante este escenario estamos contemplando la vida del verdadero Estado de Derecho, Democrático, Constitucional, Soberano. Yo lo dudo.

 


Deja una respuesta